14 may. 2010

Visitantes

Bunop se sentó en su puesto de vigía frente al Océano mientras observaba las canoas que se acercaban, en esta ocasión parecían estudiosos que vendrían con palabras e ideas nuevas para añadirlas a las que les enseñó el pelo amarillo: evolución, civilización, destino...

Pensar en esas cosas siempre le daba hambre, con una sonrisa en sus labios bajó de su puesto y fue a recibir a los visitantes, esa noche prepararían una fiesta para celebrar su llegada.

Solamente esperaba que uno de ellos fuera un pelo amarillo, su carne era la más dulce de todas las que venían en canoa.

12 comentarios:

  1. Ni qué decir tiene que cada uno tienes sus preferencias. A mi me gustan más las morenas. :)

    Fer

    ResponderEliminar
  2. Eso, eso, las morenas... jeje

    Un saludo indio

    ResponderEliminar
  3. A mí también me gustan más las morenas XDDD

    Y más aún tus relatos ;)

    Un besote,
    Mun

    ResponderEliminar
  4. Jajajaja!!!arriba las morenas!!!pero q no nos coman...muy bueno!

    Saludos de la chica,si,morena.

    ResponderEliminar
  5. Eso fue lo que mas tarde se conoceria como "servicio a domicilio" XD
    Interesante relatillo y muy bien desarrollado.

    ResponderEliminar
  6. jejejeje genial! canibal en espera de su alimento... ni necesita cazar.

    ResponderEliminar
  7. Vaya que sorpresa, un nuevo hogar para tus relatos.
    Geniales como siemrpe ;)

    ResponderEliminar
  8. Bueno, aquí hay tomate jajajajaj

    Besicos

    ResponderEliminar
  9. ¿Y podrá determinar quién se ha teñido por el sabor de la carne?

    ResponderEliminar
  10. jajajaja. me hizo reír ese final tan inesperado :) un beso

    ResponderEliminar