30 oct. 2010

Naufrago

Era un naufrago perdido
no llegará a la orilla de un isla,
ni sabrá cuando cayo al mar.

Se perdió en sus ojos de sirena
Los consejos no pudo escuchar,
A quien se le ocurre enamorarse
De una joven y hermosa sirena,
Sin saber nadar.



3 comentarios:

  1. No existen los que no saben nada, sino los que no lo intentan ;)
    Un beso,
    Mun
    Hoy sí parezco la sirenita, que estoy sin voz XD

    ResponderEliminar
  2. Hola!

    ya que llevaba unos días desconectados del mundo virtual, pasaba sólo a saludar al equipo de Deprisa. Guapa la poesía de Naúfrago.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Los sueños a veces son irreflexivos y no miden ni el peligro ni las consecuencias.

    Me ha gustado este tributo al mar, sus olas, enamorados y sirenas.

    ResponderEliminar