6 jul. 2009

Cine

Permanecía allí. Podría ser un muelle donde la mirada se perdía en el horizonte marino, o el andén de una estación de tren. Asomarse a una ventana de cristales empapados de rocío. Pero aquel lugar no existía. Daba igual el donde, ni el siquiera el cómo importaba, y casi que ni el cuando, porque ese cuando tampoco existía.Todo parecía embrujado. Y la vida continuaba pasando a su lado, perdiendo instantes que no regresarían jamás. Uno a uno iban desapareciendo, el lugar, el cuando, el por qué dejó ya de preocupar. Y la vida siguió pasando, y entonces comenzó a pasar tambien. Se apagaron las luces, nace una película.



Si te ha gustado vota este blog en la categoría de cultura.



Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Fotografía extraída de Razón Aurea.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada