29 mar. 2010

Reencuentro


Durante un instante la luz de un relámpago en la fría noche hace que me veas la cara bajo la lluvia y de repente lo entiendes, oh sí, ahora lo entiendes.

Hace años sin saber por qué, nos abandonante a padre y a mí en una noche de tormenta, como ésta. Te he buscado desde entonces y tú me has evitado, creyendo que así te librarías de dar explicaciones y en parte lo conseguiste.

Cuando por fin te tengo frente a mí, huyes de nuevo y corres hacia la azotea pero no hay salida, esta vez no.

Intentabas parecer convincente, realmente parecía que te ibas a tirar si no me marchaba, pero entonces el relámpago te enseñó mi sonrisa satisfecha.

-No quiero explicaciones ni excusas, ninguna de esas cosas llenara el vacio que dejaste, solo quiero que elijas madre, un pequeño salto o un tiro en la columna…

8 comentarios:

  1. Crudo relato donde los haya, amigo Bardo:)

    Fer

    ResponderEliminar
  2. Muchas veces los abandonos se pagan... pero creo que siempre hay varias versiones... al menos, dos.

    Besicos

    ResponderEliminar
  3. Sin más opción...muerte a elección, pero muerte!!!

    Saludos de la chica indecisa.

    ResponderEliminar
  4. Me dejó sin respiración el final.
    Qué joputa el niño!!

    Saludos
    L;)

    ResponderEliminar
  5. Así tampoco llenará el vacío que le dejó. Y si es por venganza, dudo que sea mucho más feliz después.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Fijo que es el saltito. Cómo recuerda a Lisbeth Lisander.

    ResponderEliminar
  7. Esa sensacion me es conocida.Sin embargo, con el tiempo, ese odio se transforma en pura y cruda indiferencia, la cual puede ser aun mas cruel y dañina para aquel que nos dejo a nuestra suerte.

    ResponderEliminar