21 jun. 2010

Ilusión


Chan siguió de cerca a Won, aunque solo era unos meses mayor que él sentía que debía protegerle. Despacio, sin hacer ruido bajaron las escaleras y contuvieron la respiración, la habitación estaba repleta de juguetes de todas las formas y colores maravillosos para dos niños de 6 años, Won tardó unos momentos en decidir y al final cogió un coche lleno de botones que lanzaba cohetes, Chan sin dejar de vigilar le dijo:

-¿Crees que serás capaz? Parece complicado.

Dolido en su orgullo Won se giró y con una mirada impropia de su corta edad respondió:

-Sabes que sí, llevo aquí el mismo tiempo que tú y nunca he fallado.

Encogiéndose de hombros Chan regreso a su cama, dejando al pequeño desmontando el juguete.

En pocas horas se levantarían como cada día, para fabricar juguetes, con los que otros niños en otro lugar, jugarán y reirán con la ilusión del que cree, que se hacen en el polo Norte.

12 comentarios:

  1. La ilusión es lo último que se pierde. ¿O es la esperanza?

    Fer

    ResponderEliminar
  2. Supongo que es la esperanza, pero quién no lo intenta no lo conseguirá.

    Saludos
    L;)

    ResponderEliminar
  3. Unos trabajan para que otros jueguen. Me quedó un poso algo amargo de esta ironía de la vida. No sé si quiso lo mismo el autor.

    Un saludo indio

    ResponderEliminar
  4. Bonito texto... lleno de ilusión. Saludos

    ResponderEliminar
  5. Me encanta cómo has montado este texto, tanta dulzura que esconde algo muy espeluznante detrás ;)

    Un beso,
    Mun

    ResponderEliminar
  6. Te leo...
    que como estanlas cosas, ya tiene tela.

    ResponderEliminar
  7. Me deja un mal sabor de boca este post..
    Unos pequeñines trabajando para que otros igual o más pequeños que ellos puedan jugar..
    La vida a veces es tan injusta!
    Buen domingo y abrazos.

    ResponderEliminar
  8. Bonito texto: espero que la ilusión por hacer bien las cosas de unos, siga sustentando la de los otros. Espero que me devuelvas la visita.

    ResponderEliminar
  9. Es curioso que pasen los años y sigamos mirando para otro lado, las noticias en prensa y television estremecen el alma tan rapido como despues son olvidadas.
    Textos como estos sin ambicion solo intentan devolver a las conciencias unos segundos de alerta.

    Un abrazo a tod@s del Bardo

    ResponderEliminar
  10. Me ha recordado a los poemas de Songs of Innocence and experience de Blake, donde critica la situación de niños pequeños cuyos padres, si los tienen, van a misa a rezar mientras sus hijos van a limpiar las chimeneas.

    Sé que no es exactamente lo mismo, pero me he acordado y quería compartirlo : )

    ResponderEliminar