23 sept. 2013

Kraken / Lucifer 113 (La Factoria de Ideas)

Estos próximos días, La Factoria de Ideas nos acerca dos de sus novedades editoriales. Una de ellas es la novela de China Miéville, Kraken, y la otra es Lucifer 113, de Jonathan Maberry.


China Miéville es uno de los autores más importantes de los últimos años en el ámbito de la literatura anglosajona. La estación de la calle Perdido, La cicatriz, El Consejo de Hierro, El Rey Rata y La ciudad y la ciudad han revolucionado con su estilo provocador el género fantástico actual.

En lo más remoto del ala de investigación del museo de Historia Natural hay un preciado espécimen, algo único e insólito: un calamar gigante que se conserva en perfecto estado. Pero ¿qué consecuencias acarreará la repentina e inverosímil desaparición del animal?

Para el conservador del museo, Billy Harrow, será el primer paso de un salto sin red hacia un Londres de cultos enfrentados, magia surrealista, apóstatas y asesinos. La criatura que ha estado custodiando podría ser algo más que una rareza biológica: hay quien asegura que se trata de un dios.

Un dios que algunos esperan que acabe con el mundo.
 




Jonathan Maberry ha ganado varios premios Bram Stoker. Escritor profesional y profesor de redacción desde 1978, ha publicado más de mil cien artículos, diecisiete libros de no ficción y siete novelas, así como relatos, poesía, letras de canciones, guiones y dos obras de teatro.

El doctor Herman Volker ha estado investigando una nueva fórmula. Quién mejor para probarla que el desalmado asesino en serie Homer Gibbons. Donde muchos ven una merecida pena de muerte por inyección letal, Volker ve una oportunidad de hacer justicia. Le inyecta a Gibbons el fármaco que hará que mantenga la conciencia mientras su cuerpo se pudre en la tumba.

Desgraciadamente, nada sale según lo planeado. En vez de ser enterrado en la prisión, llevan al asesino al cementerio de una pequeña ciudad de Pensilvania. Y toda sustancia experimental tiene efectos secundarios imprevistos… El criminal despierta antes de que lo entierren. Está hambriento. Infectado. Y es contagioso. 

Cuando la agente Dez Fox llega al camposanto, solo encuentra un par de cuerpos a medio masticar y una bolsa para cadáveres… vacía.

1 comentario:

  1. El de China Meville me llama la atención. De Maberry leí Paciente cero que me dejó una sensación de irregular. ¡Un saludo!

    ResponderEliminar