21 oct. 2009

Chocolate

Era una tacita de chocolate justo igual que ella: cálida, dulce e incitante. Servida en delicada porcelana. Y aun así, no le dio mala espina. Era así de ingenuo.


Ella se decidió a hacerlo, pero le entraron remordimientos en el último momento. Por eso no se molestó en echarle más azúcar para disimular el veneno. Era así de boba.


Ambos hacían una pareja ideal.


Y tuvieron un final perfecto.



Imagen:
~drinkpoison



Si te ha gustado vótanos en los premios bitácoras en la categoría de cultura.

29 comentarios:

  1. Juntos hasta en la eternidad envenenada...uff!!!

    Saludos de la chica chocolateada.

    ResponderEliminar
  2. Es un cuento muy cruel. Pero está muy bien.

    ResponderEliminar
  3. Ideas espesas con final feliz.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Me encantan estos cuentitos cortos, y esta vez me veía venir lo del veneno ;

    ResponderEliminar
  5. A mi si me envenenan el chocolate me matan fijo, con lo que me guste aunque lo sepa me iba a resultar difícil no tomarlo jijiji

    Biquiños!!!

    ResponderEliminar
  6. Ummm¡¡¡ que final tan dulce¡¡¡
    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. ella, quedó viva?
    huuuuy me hago mil preguntas :S

    ResponderEliminar
  8. Relato negro como el chocolate puro.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Faltaron los churros y sobró el ácido,ja,ja,ja.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Esa debe ser la famosa "muerte por chocolate" que anuncian como postre en un restaurante de mi ciudad.
    Nunca hay que arrepentirse a medias para asesinar. O lo matas ono lo matas.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  11. mmmm

    Me apetece una taza de chocolate.

    Besos, deprisa.

    ResponderEliminar
  12. Pero lo consiguio? me quedo con las ganas de saber un poquito mas. Un beso

    ResponderEliminar
  13. Qué crueldad... envenenar el chocolate...

    ResponderEliminar
  14. Eso se llama "envenenado dulcemente".


    Saludos

    ResponderEliminar
  15. con lo que me gusta el chocolate yo no me hubiera enterado

    ResponderEliminar
  16. Hay quien no se puede resistir al chocolate, aunque este relleno de según que cosas... ;P

    dirty saludos¡¡¡

    ResponderEliminar
  17. Se juntaron mezclando sabores?

    ;)

    Besicos

    ResponderEliminar
  18. Como ha dicho Serwan, son como los amantes de Teruel, tonta ella y tonto él...

    Saludos.

    ResponderEliminar
  19. En ocasiones la ignorancia se convierte en la solución a la búsqueda de la felicidad.

    Aún así, no existe adepto al chocolate que pueda resistirse a la bebida de los dioses

    :)

    Saludos

    ResponderEliminar
  20. Os suena Bubok?...

    http://www.microsiervos.com/archivo/internet/bubok-servicio-publicar-libros-papel-gratis.html

    me ha parecido muy bueno el servicio...

    saludos^^

    ResponderEliminar
  21. Me gustan los finales perfectos.... y los finales felices

    ResponderEliminar
  22. Supongo que estoy un poco espesa. He tenido que releer un par de veces el microrrelato, porque me perdía en el paso del primer párrafo al segundo. Ahora me parece simplemente formidable.

    ResponderEliminar
  23. El veneno le permitió seguir juntos. Muy bueno. Un abrazo

    ResponderEliminar
  24. Un final, oscuro, caliente y dulce, como para envidiarlo, ¿o no?

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  25. Dulce veneno... En pocas palabras toda una historia.
    Saludos

    ResponderEliminar