18 oct. 2009

Balas para ovejas

¿Conoces la sensación de cuando estás casi dormido y sueñas que caes por un precipicio? Entonces te despiertas sobresaltado, con la respiración agitada, el corazón latiendo a doscientas pulsaciones por minuto, completamente confuso y exageradamente intranquilo; porque durante unos instantes no sabes si estás o no a salvo, no sabes si estás vivo o muerto.

En las dos últimas semanas no ha habido un solo segundo en el que no me haya sentido así. Ni siquiera cuando vacío las farmacias de ansiolíticos. ¿Desde cuando una cabeza valía menos que un paquete de caballo?

Es como si tuviese el cañón de una pistola enroscado permanentemente en la nuca. Me deshidrato entre un sudor frío, me muevo a base de escalofríos y espasmos, me ahogo en gritos silenciados. Cada baldosa puede ser una trampa mortal, cada persona con la que me cruzo puede guardar una navaja bajo la manga.

Saco mi última cerilla para encender un cigarrillo, pero mi pulso me traiciona: Se parte al frotarlo sobre la lija y el fósforo rueda con simpáticos botes por el suelo húmedo. Mi última cara es de idiota sujetando un cigarro apagado entre los labios.

No había mucho más donde elegir. Sabía las fatales consecuencias de rehusar cumplir un encargo. También que jamás podría haber matado a Elena, por muy sucios que fuesen sus métodos como camello.

Imagen: ~danielpedrosa

Si te ha gustado vótanos en los premios bitácoras en la categoría de cultura.

24 comentarios:

  1. Las pesadillas...a veces acaban y a veces no???

    Saludos de la chica en caída libre.

    ResponderEliminar
  2. ¿qué es tener un metodo da camello?

    ResponderEliminar
  3. que fueeeeeeeertes y feos son esos sueños... lo peor es la sensación que queda después de despertar...

    Besotes en caída libre

    ResponderEliminar
  4. La suerte estaba echada...

    dirty saludos¡¡¡

    ResponderEliminar
  5. Muy bueno! Me gustó el primer comentario xD

    Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Y yo que a veces uso los sueños como refugio...

    Me ha encantado cómo has descrito la sensación de levantarse con la sensación de que te caes.

    Besos,
    Mun

    ResponderEliminar
  7. Raras veces me he levantado con esa sensación y lo curioso es que cuando me ha pasado, en el momento de despertar, ya sabía que era un sueño, jajaja..

    ResponderEliminar
  8. Una paranoia de verdad es este relato. Buena mezcla de pesadilla y realidad.

    ResponderEliminar
  9. Deprisa: eres buenísimo; no te lo creas aunque sea verdad. vete despacio...

    ResponderEliminar
  10. Me ha encantado el relato, no tengo nada más que decir alá, jijiji

    Biquiños!!!

    ResponderEliminar
  11. Odio esas pesadillas!

    Buen relato! Saludos:)

    ResponderEliminar
  12. Genial! muchas veces me he levantado asi sobresaltada, me ha gustado la forma en que describes esa sensacion.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Gracias, gracias, gracias... me devuelves al relato en plan chandler o hammett... me encanta.

    ResponderEliminar
  14. Las pesadillas a veces parecen tan reales, que las recuerdas a veces por días enteros. Muy bueno el relato como siempre. Saludos

    ResponderEliminar
  15. El miedo a caer y no saber hasta cuándo. No tener apoyos ni agarraderos a los que aferrarte...

    Muy común sí.

    Un saludo indio

    ResponderEliminar
  16. Sí, yo también he tenido esa sensación de caer al vacío.
    En cuanto a lo otro..., se deberían sopesar las consecuencias antes de actuar.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  17. Bufff...la verdad es que los sueños a veces nos juegan muy malas pasadas. Buen relato!.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  18. La cabeza es mala consejera, por eso es mejor vacíar las farmacias que ostras cosas...

    Besicos

    ResponderEliminar
  19. A veces lo sientes, pero no estás despierto. A veces el corazón va a doscientas pulsaciones por minuto y no entiendes absolutamente nada.



    miau
    eléctrico

    ResponderEliminar
  20. Un buen relato corto.

    Que hace que haya imaginado cada imagen, cada gesto del protagonista.

    Una cruda realidad, más habitual de lo que la gente se cree.

    Si no es heroína, son otras cosas. ¿Cuanta gente nota el cañón en su garganta?

    Me ha gustado. Empiezo a entender, cómo debe de ser un relto corto.

    Un abrazo.

    Àlex

    ResponderEliminar
  21. me ha pasado...

    se siente super feo.

    ResponderEliminar
  22. Yo creo que esta es una pesadilla real, de esas que nos gustaría que fuese un sueño pero al despertarnos, comprendemos que debemos seguir adelante y hacer frente al destino.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar