8 sept. 2009

Cuestión de puntería


Las miradas de los guardias le taladraban la cabeza y un sudor frio le recorría la espalda, provocándole más temblores que la botella vacía que sujetaba hasta dejarle los nudillos blancos.
Con un suspiro a modo de plegaria se preparó. Lentamente levantó su arco sin mirar al objetivo. El silencio se hizo presente, como un espectador más en la plaza del pueblo.

Haciendo un esfuerzo levantó la vista. Allí estaba, apenas a cien pasos: Una manzana, fruta presente en el pasado de la humanidad y ahora fundamental en la vida de su familia. En ese momento recordó las palabras de su rey:

–Si sois capaz de cazar los ciervos de mis dominios no os será difícil esta tarea, mas para motivaros pensad que os jugáis la vida de vos y de los vuestros.

Con el corazón palpitándole en las sienes, como un macabro reloj, tomó aire y disparó la flecha.
Un ruido seco resonó en la plaza al atravesar el proyectil la manzana, clavándola al poste.

Se escuchó el grito ahogado del arquero, que tras la alegría distinguió a su hijo sujeto al poste por las dos flechas que había disparado antes de acertar con aquella última...




F
oto de agaudi.wordpress.com


Si te ha gustado vótanos en la categoría de cultura.


57 comentarios:

  1. Luego ya se sabe, los detalles se olvidaron, pero esto fue lo que pasó en realidad ... ;)

    ResponderEliminar
  2. Jajajaj, muy bueno, después de todo no era tan buen arquero como nos cuentan.

    ResponderEliminar
  3. Que cruel resultò...y yo qe habìa vivido co la ilusiòn toda mi vida...jajaja

    magnìfico...

    ResponderEliminar
  4. Vaya, no sabía que en realidad pasó eso... Aunque yo que él habría apuntado al rey.
    Un beso,
    Mun

    ResponderEliminar
  5. Jajajjaja Me gusta como retuerces la historia. Tiene su punto, sin duda.

    ResponderEliminar
  6. A la tercera va la vencida, pero nos uelen explicar que pasa con las otras 2.

    Un buen relato:)

    Saludos^^

    ResponderEliminar
  7. yo jamás me creí eso de darle a la manzana a la primera xD

    ResponderEliminar
  8. Un chiste malo (del estilo de los de la cena en la pizzería que os relaté en círculos abiertos):

    "¡Guillermo, Guillermo!¿Tell? Cuenta, cuenta..."

    ResponderEliminar
  9. jijijiji ya me parecía a mí demasiado increíble la historia, ahora me encaja.

    Biquiños!

    ResponderEliminar
  10. Y acierta por inspiración de Guillerme Tell.
    Un saludo y un canto de ballena. =)

    ResponderEliminar
  11. Muy duro el final, muy bueno el relato.
    Saludos

    ResponderEliminar
  12. NUEVO BLOG

    http://noalatelevisionbasura.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  13. Hola Deprisa!
    A la tercera fue la vencida :)
    Bien relatado. Conciso pero sin descuidar detalles.
    saludos
    sílvia

    ResponderEliminar
  14. Como te lo curras, me encanta este micro relato... yo estoy escribiendo un libro, vamos llevo un año y dos o tres capitulos escribir es algo que me encanta pero me lo tomo con calma. Enhorabuena!

    ResponderEliminar
  15. Chosssssssss!!!pero xa qué siguió disparando...menuda tortura y fuerte ego herido!!!jajajaja

    M encanta, m he partido d la risa!!!

    Saludos de la chica mitológica ;-)

    ResponderEliminar
  16. Jeje. A la tercera la vencida (si es que se puede llamar victoria a eso)

    Carpe Diem

    ResponderEliminar
  17. me recuerda a guillermo tell, me equivoco??

    ResponderEliminar
  18. Esta vez la vida le dió hasta una tercera oportunidad. Algo que no suele ocurrir.

    No obstante no se equivocó, también dice -la llamada vida- que quien persiste lo consigue. Toda una viva imagen de que esto, no cabe duda, así es.

    ResponderEliminar
  19. Pero, de qué arquero hablas???

    Un besitooo!!!!

    ResponderEliminar
  20. Es que entre el parkinson del padre y el nerviosismos del hijo...
    Y que la manzana en realidad era una uva.
    Así no hay quien pueda...

    ResponderEliminar
  21. jajajajaja, si nos contaran las "tomas falsas" de todas las películas, otro gallo cantaría....

    ResponderEliminar
  22. Me gusto mucho el relato, tiene un final inesperado o_o

    Saludos!

    ResponderEliminar
  23. Hola Deprisa!

    cada vez me gusta más este blog. Si te soy sincero aún no he realizado mis votos (tengo hasta el 17!) pero da por hecho mi voto a mejor blog de cultura. Saludos.

    ResponderEliminar
  24. ¡Vaya! Habría que afinar esa punteria. ¿Tenia muchos hijos?

    ResponderEliminar
  25. Pero que grandes son tus revisiones historicas o literarias,amigo Deprisa....
    Un aplauso y nos vemos.

    ResponderEliminar
  26. La intención era buena, además todo el mundo sabe que los tiros de prueba no valen.

    UN saludo.

    ResponderEliminar
  27. Trabajar bajo tanta presión no siempre es tan bueno.

    ResponderEliminar
  28. ¿De verdad era su hijo el que estaba atado al poste?...¿yo hubiera apostado a que era el hijo del rey?...¿habéis mirado bien?...;-P

    Saludos.
    Arwen

    ResponderEliminar
  29. No! He entrado desde "absurdidades", puesto que te tengo referenciado en los blogs express y en el personal en español, así me és más facil. Tengo agotado el cupo de votos, sinó tendrias el mio aunque veo no te hace falta. Suerte

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  30. jajajaj, muy instructivo este relato

    ahora se ha develado otro misterio más en la historia de una manzana jajajja

    ResponderEliminar
  31. Me encantó... aunque yo no le hubiese atinado tampoco...

    Saludotes deprisa :D

    ResponderEliminar
  32. palabras.
    como flechas
    directas al corazon.
    y alli clavadas como espinas.
    causar un efecto tal
    que dibuje sonrisas en el rostro
    y luz en la mirada.

    Desde una habitacion en la joven Buenos Aires te dejo un calido beso

    ResponderEliminar
  33. Ya se sabe, si hay prensa por ahí...

    ;)

    Besicos

    ResponderEliminar
  34. Punteria. Ultimamente a mi me falta, espero que no me pase esto de a la tercera va la vencida...

    Un beso!

    ResponderEliminar
  35. Pues acertar a la tercera, con un botella pimplada. Pues que quieres que de diga tiene su mérito. La fama que ha llegado a nuestros días es más qué merecida.

    ResponderEliminar
  36. mecachis
    clostridium me ha chafado el chiste

    saludos desde murcia

    sigue con los relatos, que molan mucho

    ResponderEliminar
  37. ufffff vaya mal terminó eso...


    besitosss

    ResponderEliminar
  38. Me acabo de enterar que el blog va de primero en categoría de cultura...muchas felicidades y no es para menos...ya se esta poniendo bueno la cuenta atrás de mi blog no?...pues ponte el cinturón de seguridad que vienen curvas

    ResponderEliminar
  39. Atención, comentario aguafiestas a la vista ;):
    Lo mismo que suelo decirlo cuando algo me ha gustado, considero que también hay que decirlo cuando algo no (no sé si estaréis de acuerdo). Creo que este minirrelato no está tan conseguido como el resto, está poco... "pulido"; no sé exactamente por qué pero la lectura y comprensión resulta un poco difícil (el lector se entera más por su conocimiento de la historia, a la que aplica la vuelta de tuerca, que por el relato en sí).
    Saludos :),

    Paula

    ResponderEliminar
  40. A mí me gusta más este final, es mucho más realista ;) Ciertamente un gran relato, para leerlo deprisa y analizarlo despacio...

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  41. Pero es que este hombre no se dio cuenta nunca de que le hacían falta gafas??????
    ^^

    ResponderEliminar
  42. Impresionante el microrelato, como siempre, me quedo con ganas de más.

    ResponderEliminar
  43. Me gusta pero......hay cosas que no entiendo (como de costumbre). ¿Cómo va a estar su hijo clavado al poste donde más tarde se clavaría la manzana y no lo ve, o vamos, que no se da cuenta que lo ha "fusilado" contra el poste? Bueno,espera que ahora lo entiendo, estaba tan concentrado que no se dió ni cuenta, vale, era un gran arquero pero un padre malísimo. Por otro lado, tampoco entiendo porque el niño con dos flechas clavadas en su cuerpo era capaz de mantenerse firme, sosteniendo la manzana, ¿no movio ni la cabeza? Ese chaval era un santo.

    RARO; en este relato hay cosas que no entiendo,incomprensibles, como la vida misma...por eso me gusta, por su realismo.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  44. Muy buen relato y muy cruel también. Me encanta tu manera de atrapar al lector en tus tramas. Felicidades!!!
    Gracias por tus comentarios.
    Te sigo
    Virginia Palomeque

    ResponderEliminar
  45. Mas que cruel. Me dejo un desazon!!!

    ResponderEliminar
  46. ah por cierto.. Linkeame desde tu web..ok ? un saludo y nuevamente gracias.

    ResponderEliminar
  47. Jajajaja... muy bueno. Eres un artista eh ;)

    ResponderEliminar
  48. Pero... La historia podría tener tantos finales como elijan los que la viven en cada momento, en cada época...
    Yo quizás me quede con la clásica para poder dormir bien esta noche.
    ;)
    Buenísimo el giro

    ResponderEliminar
  49. Ya nunca volvió a sostener un arco.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  50. y zas el flechazo le cayó en la cabeza para variar, jejejeje

    ResponderEliminar
  51. El arquero era bueno, muy bueno, sin duda es muy difícil acertar a una manzana y más, si disparas bajo presión.

    El bloquero es bueno, muy bueno, sin duda es difícil hacer un relato lleno de contenido con tan pocas palabras.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  52. Uff, crudo crudo, como siempre. Y como siempre, ¡me ha gustado!

    Muy buen microrelato. Estos días he estado ausente, voy a tener que echar un ojo a todas tus actualizaciones. Ya tengo curro mientras se hace la comida, juju.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  53. ¡¡¡Uuuffff!!!, sorprende más este final para la historia de Guillermo Tell, pero de habérmela contado cuando era una cría… me habrían traumatizado para toda la vida.

    Bien narrado. Final pasmoso. Me ha gustado la historia.

    Saludos.

    S. Cid

    ResponderEliminar