11 sept. 2009

Hasta que la muerte los separe...



Dejó unas flores sobre su tumba y cerró los ojos, recordó los viejos momentos en que habían sido felices, en que los golpes, moratones y constantes discusiones no eran el pan de cada día. Él había prometido matarla y casi lo consigue aquella noche, borracho hasta decir basta, en que con los nudillos sangrando, la agarró por el cuello y la tiró por la ventana. Suerte que vivían en un primero.

Así que no se lo pensó y mientras él dormía, dejó un cigarrillo encendido entre las sábanas y huyó de casa. Ni siquiera llegó a despertarse, un bote entero de somníferos hizo el resto. Por supuesto los bomberos determinaron que la causa del incendio fue la colilla encendida. Nadie quiso investigar más.Él había jurado y perjurado que no pararía hasta matarla. Ella decidió no parar y atormentar su descanso hasta después de muerto. Sacó un bote pequeño con gasolina de su bolso y roció la lápida. Prendió fuego a las flores y salió del lugar.




Horas después un camión de bomberos se dirigía hacia una columna de humo que misteriosamente parecía provenir del cementerio…


Foto de ~killerxhands


Si te ha gustado vótanos en la categoría de cultura.


57 comentarios:

  1. Qué foto tan apropiada!

    Normal que quisiera quemar el cementerio...

    Muy "bonito". Y entre comillas porque te ha quedado bien pero no deja de ser una historia nobonita :)

    ResponderEliminar
  2. qué ardan y no se extingan nunca, tal como ellos quieren quemar otras vidas poco a poco.

    Biquiños !

    ResponderEliminar
  3. A veces hay que matar hasta a los recuerdos.

    Carpe Diem

    ResponderEliminar
  4. Gran historia, lo ahi palabra que sobre o que falte.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Contra el maltratador siempre y desde luego tolerancia cero.

    Como historia está bien.

    ResponderEliminar
  6. Uyuyuyuy ¿que culpa tienen los otros muertos del cementerio? Menuda pirómana la tía !

    ResponderEliminar
  7. Vaya... Jajajaja, al igual que vos les gusta visitar mí blog, acá siempre tengo un momento para reflexionar y leer con interés párrafos tan intensos como éste...
    Al final, la venganza es dulce, como dicen algunos, pero me queda la siguiente pregunta: ¿Habrá descansado ella?
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  8. Donde las dan las toman y si se descuidan las vuelven a tomar.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Me ha gustado mucho este microrelato. Bien estructurado y con un final insospechado.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  10. nada que objetar: donde las dan las toman...

    pero lo de quemar el cementerio, no puedo congregar: hasta entre aquellos muros pagan justos por pecadores!!

    ResponderEliminar
  11. ¡Qué ardan! En el fuego fatuo de la incineración, en el fuego de las "no" pasiones... Fuego al fuego y fuego sobre el fuego.
    ¡Basta!

    Escalofriante relato, qué digo, realidad.

    ResponderEliminar
  12. Que pena que dos personas que se han querido terminen así, y más que ocurra cada día... que cruda es la realidad.

    Dicen que la venganza se sierve en plato frío...no parece ser el caso.

    Saludos!^^

    ResponderEliminar
  13. es un comienzo tremendo para un libro!

    ResponderEliminar
  14. cuando la víctima se transforma en asesina ya nada tiene sentido ni mejor destino que la tumba.

    salutos:=)

    ResponderEliminar
  15. como haces pa escribir tan cortito y tan bonito, colera me das jajaja

    ResponderEliminar
  16. Genial historia. Que estilo que tienes...

    ResponderEliminar
  17. Me sigue costandoa asumir la maldad humana.

    ResponderEliminar
  18. làstima que casi nunca la história sea así...

    ResponderEliminar
  19. "Ojo por ojo y diente por diente diente". Me ha gustado pero es realmente terrible. ¡No más muertes violentas! independientemente del género.

    ResponderEliminar
  20. yo hubiese hecho lo mismo, pero es que yo saco dela tumba xamuscado y lo sigo quemando hast que no quede nada de el!!! jajajjaja odio a los maltratadores, cobardes todos!

    ResponderEliminar
  21. Al fin &al cabo nacemos &morimos junto nuestro talento, &espero con toda mi alma qe el personaje, algún día, le de vida a mis pobres letras..

    Merci por pasarte por mi blog, tus comentarios le dan un sentido más por continuar.

    Muy bueno tu relato, pero tristemente no siempre vence el debil

    Un beso!

    ResponderEliminar
  22. Eso si que es una venganza, bien estudiada

    ResponderEliminar
  23. Que ardan que ardaaaaaan!

    Besotes lentos

    ResponderEliminar
  24. Bien hecho, una pena, que se tenga que recurrir a esto, pero sino hay más remedio, ...
    Espero el próximo relato nos levante un poco la moral, pues estos últimos son algo tristes, pero intensos.

    ResponderEliminar
  25. Por si se quería levantar pese a darse con la tapa...
    Muy bueno, como siempre.
    ¿Por qué no te habré conocido antes de votar al blog que voté, que ni me acuerdo quién era?
    Un saludo rápido

    ResponderEliminar
  26. Relato corto pero intenso,sorprendente en su final...
    interesante...como siempre...
    a la hoguera todo aquello que no merece vivir,el fuego todo lo purifica...
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  27. Si así ardió hasta el recuerdo y se liberó de él... bien¡

    ResponderEliminar
  28. En pocas ocasiones el instinto de la supervivencia prevalece al sometimiento y miedo que estos monstruos son capaces de provocar.

    Carla
    http://www.lasbolaschinas.com

    ResponderEliminar
  29. Hola Deprisa... lo he dejado hasta última hora por falta de tiempo, pero como te dije, lo prometido es deuda, y mi voto para el mejor blog de cultura ha ido para tí. Saludos!

    ResponderEliminar
  30. Bueno lo tuyo. A darle a la teclas y suerte.

    ResponderEliminar
  31. Se me ha encogido el corazón al leerte como cada vez que se dan en las noticias la muerte de una mujer por la violencia de género y por esos comentarios desgraciadamente acerca del asesino como de "era alguien normal, muy buena persona, saludaba a todo el mundo jamás se nos pasó por la cabeza que pudiera hacer algo así, algo debio de pasarle por la cabeza".Palabras, palabras que hacen que sea menor nuestra sensación de no haber hecho algo antes...Me parece un relato genial el que nos has hecho. Un beso enorme navegante!

    ResponderEliminar
  32. Guauuuuuuu!!!! Esta historia si que me ha gustado, pero mucho mucho.
    Muuuuacks!

    ResponderEliminar
  33. Solo de leerlo, se me han erizado los pelos.A estos personajes, por llamarlos de alguna manera hay que perseguirlos hasta el final.la violencia no tiene justificacion ,sea como sea.

    ResponderEliminar
  34. En "Corazón tan blanco" de Javier Marías hay una confesión de una ejecución idéntica.

    ResponderEliminar
  35. Larga vida a las mujeres que se atreven a vivir, aunque a veces sólo pueda ser "sobre su cadáver"...
    Saludos,

    Paula

    ResponderEliminar
  36. Precioso texto incluso por la historia, creo que los hombres que hacen eso(y mujeres también no nos olvidemos) no merecen ni descansar en paz después de muertos, porque es muy fácil morir, lo duro es sobrevivir...
    Besos y felicidades una vez más por tus textos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  37. No se no creo que nadie más tenga esa lista no se pq no funciona.
    Estoy perdido¡¡¡

    Investigare y haber si el lunes anda solucionado.

    ¿el resto de mis listas te funcionan?
    ¿incluida la de reggae?

    ResponderEliminar
  38. Tú lo has dicho, biología estaba estudiando cuando se me ocurrió allá por Junio y lo había dejado abandonado hasta esta semana que tuve que volver a estudiar esa querida asignatura..

    :)

    ResponderEliminar
  39. Hola Deprisa, ante todo gracias por tu comentario y visita que me hiciste hace ya algunos dias.
    Que sepas que has ganado un lector más de tu blog,me encanta tu gran capacidad narrativa en tus entradas. Te voy a enlazar en mi blog para las pocas personas que me visiten te puedan leer y disfrutar a la vez que lo he hecho yo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  40. Como me gustaria saber transmitir historias como esta con palabras como lo haces tu...

    Un beso!

    ResponderEliminar
  41. Hay amores que matan, dicen.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  42. Muy bonitas estas palabras, que a su vez transmiten mucha verdad; es la primera vez que entro a tu blog y me encanta =)
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  43. En este caso la venganza fue un plato que se sirvió a la parrilla. Supongo que quemó las flores porque la venganza, en frío, se digiere mejor.

    Saludos lelos!!!

    ResponderEliminar
  44. La pena es que mientras siga presa de la necesidad de venganza, seguirá presa del maltrato...

    ResponderEliminar
  45. Bufff espeluznante, como todo lo que rodea la violencia de género.

    Salu2
    Arwen

    ResponderEliminar