30/10/2009

Callejero

Su amor fue tan intenso que les dejó con agujetas. Transcurrido el tiempo obligatorio junto a ella, se alejó sin despedirse, realmente estaba cansado. Los años no pasaban en balde, pero él siempre estaba al acecho en el parque.

Otora había sido un buen ejemplar, su pelo antes negro y rizado, como el de su padre, le daba un aire juguetón, pero ahora le quedaba menos y además empezaba a cojear, por las noches siempre durmiendo en la calle. Se giró un momento para ver a la que habia sido su última amante y ladeando la cabeza le lanzo un gruñido cariñoso, realmente había estado bien, era mas joven que él, tanto que podría ser su padre y teniendo en cuenta el tiempo que llevaba en el parque, a lo mejor lo era...

Que más da. A fin de cuentas no tenía que pasarle la pensión alimenticia, es lo bueno de ser un vagabundo y un perro, claro.

Imagen: ~Jorge-Yorch

Si te ha gustado vótanos en los premios bitácoras en la categoría de cultura.

19 comentarios:

  1. Si es que la vida de perro no es tan mala como la pintan... ;P Muy buen relato, pero quizás la foto ya te desvele el final...

    dirty saludos¡¡¡

    ResponderEliminar
  2. La vida perruna... si yo fuera uno de ellos... ¡guau!¡guau!

    Un saludo indio

    ResponderEliminar
  3. esa libertad perruna...
    Biquiños y buen finde!!!

    ResponderEliminar
  4. Jajajaj... es que todo tiene su parte buena ;)

    ResponderEliminar
  5. ¡Qué vida más perra! Le dijo un perro a otro. XDDD Saludos my friend.

    ResponderEliminar
  6. Esta frase me parece sublime: "Su amor fue tan intenso que les dejó con agujetas."

    Me gusta cómo humanizas la vida perruna. Eso sí, la foto actúa a modo de spoiler :P

    Besos,
    Mun

    ResponderEliminar
  7. Realmente tiene pinta de lobo solitario. Ser chucho es duro. Perrean mucho pero quieren sin condiciones y a veces los tratan a patadas.

    ResponderEliminar
  8. Hola Deprisa.

    Es verdad, quien fuera perro.

    He estado un poquito ausente por la busqueda de una editorial que se moje. ^_^ ^_^

    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  9. Nunca es bueno ser un vagabundo ni un perro "callejero"....
    tan bonita es la frase "su amor fué tan intenso que les dejó con agujetas" como fea la de ...transcurrido el tiempo "obligatorio junto a ella"...

    ResponderEliminar
  10. Queridos perros, cuando acoges un callejero, te multiplica lo que le des por mucho.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. A veces son incluso más nobles que las personas..

    ResponderEliminar
  12. y asi es la vida de perro pero al fin no hay quien de tanto amor y fidelidad..la humanidad no ha podido imitarlos!!
    guau guauuuuuuuu!! besos!!

    ResponderEliminar
  13. Como se suele decir...!qué perro!

    ResponderEliminar
  14. pobre perro ya ni sabe donde anda su descendencia :(

    ResponderEliminar
  15. Los canallas son así jajajajja

    Besicos

    ResponderEliminar
  16. Es lo bueno que tiene sin dudas.

    Cuando tengo el gato de mi madre, en verano, y la casa queda abierta, en la terraza de arriba, el puede escoger entre irse de tejados, hacer amigos, dormir al raso, quizás mojarse; o abrir mi habitación, dormir a mis pies encima de una mantita delgada, y por la mañana pedirme de manera perezosa, un "potito" de aquellos que tanto le gustan... Al cabo de cinco minutos, siempre se abre la puerta de mi habitación.

    Saludos.

    ResponderEliminar