15/9/2009

La melena de Medusa

Medusa estaba cansada de su peculiar melena. No porque ahuyentara a todo aquel con el que pretendía mantener una conversación, sino porque era incómoda. Cuando las serpientes no discutían entre ellas, la atosigaban a base de preguntas o reclamaciones de atención. Los psicólogos lo llamaban esquizofrenia, pero ella prefería considerarlo un problema capilar. Lo peor de todo era mantener la cabeza erguida, y es que aquella centena no era precisamente ligera

Medusa estaba decidida a cortar por lo sano. Y nunca mejor dicho.

Sin embargo, no fue tan fácil.

Los peluqueros se negaban a ayudarla; eran muy respetuosos con los animales y con el medio ambiente. Varios de ellos la amenazaban con denunciarla.

Entonces, se encontró con un hombre trajeado que le ofrecía millonadas por su melena. Le decía que podía darle un buen provecho traducido en un negocio de correas de relojes y carteras. Medusa se negó, ya que no se fiaba de alguien que tenía los mismos ojos que las inquilinas de su cabeza.

Por la noche, las serpientes mecieron a Medusa en una nana de lágrimas, súplicas y besos. Y ella, por primera vez, se sintió querida.

Las serpientes dejaron de pesarle a Medusa.


Foto de `Dianae

Si te ha gustado vótanos en la categoría de cultura.


60 comentarios:

  1. Nos pasamos la vida intentando deshacernos de aquello que pensamos nos hace infelices y buscando en otros lo que tenemos cerca...

    ResponderEliminar
  2. Bueno...
    Eso o que con una buena amenaza, y una posición firme ante lo que no aguantas, la gente suele enterarse y valorar un poco más tus sentimientos.

    ResponderEliminar
  3. Me alegro por Medusa, y eso que no pareciera que la cosa fuera a acabar bien, con tanta gente en su cabeza...

    Una vez vi un montaje muy modelno en una exposición de Arte Contemporáneo que iba de una tipa que hablaba con su pelo, y discutía con él... y no sé cuántas flipadas más, si por lo menos hubiera sido Medusa, la cosa hubiera tenido más sentido, y cada serpiente le podía haber dicho una cosa...

    ResponderEliminar
  4. O que...somos quienes somos, y cuando nos encontramos a nosotros mismos entonces ya podemos empezar el camino.

    ResponderEliminar
  5. Se dice que " nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde..." o siente una amenaza de perderlo,es entonces,cuando uno se vuelve a dar cuenta del valor de lo cercano que quieres y te quiere...
    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Es cierto eso de no saber ver lo que tenemos cerca... Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Si no podemos huir de nosotros mismos, huyamos juntos.

    Carpe Diem

    ResponderEliminar
  8. Buena moraleja. Aprende a quererte a ti mismo y deja de pensar en lo que no tienes y disfruta lo que posees.

    ResponderEliminar
  9. En la actualidad le damos muy poca importancia a autores como Ovidio, pero gracias a su infinita capacidad de creación hoy todavía tomamos sus referentes, como Medusa en este caso, y los usamos para nuestras historias. Y he llegado a pensar que eso sucede porque el trasfondo de sus personajes es impresionante y, por supuesto, sumamente inspirador.

    ResponderEliminar
  10. estoy de acuerdo con tu primer comentario, siempre me ha gustado mucho la historia de Medusa y su pelo!

    ResponderEliminar
  11. A veces la felicidad es tan fácil y la tenemos tan al alcance de nuestras manos que no nos damos ni cuenta.

    Biquiños raparigo!

    ResponderEliminar
  12. Hizo bien Medusa en no acabar en manos de los peluqueros; habría salido hecha un adefesio, seguro.

    ResponderEliminar
  13. No se si medusa podra vivir sin sus compañeras, QUIZAS SE QUITE UN PESO PERO SE QUEDA SOLA.

    ResponderEliminar
  14. Nunca sabemos valorar lo que tenemos hasta que lo perdemos.A todos nos gusta que nos mimen y nos den amor. Es hermosa la historia que narras. Un beso desde España

    ResponderEliminar
  15. Nunca llueve a gusto de todos.
    El que tiene el pelo largo lo quiere corto, el que lo tiene corto lo quiere largo.
    El negro quiere ser blanco y el blanco quiere se negro.
    En fin, el caso es quejarse.
    Saludos

    ResponderEliminar
  16. ajajjaj... esta en lista ya ese programa justo con las dos canciones que mencionas...

    Pero el knockin on heavens door

    si es de bob, pero de Dylan no de Marley.


    Gran leyenda la de medusa

    ResponderEliminar
  17. Tiene un final sorprendentemente tierno :) No me lo esperaba. Eres muy bueno, eso ya lo sabes de sobra.

    Y suerte en el concurso, estás que te sales, tío.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  18. ...me hiciste acordar a Piratas del Caribe... el amor transforma asombrosamente...

    ResponderEliminar
  19. Hola Deprisa!
    En ocasiones no valoramos lo que tenemos.
    Saludos
    Sílvia

    ResponderEliminar
  20. No apreciamos aquello que tenemos, hasta que vemos que puede desaparecer... eso le debio pasar a la melena de medusa por la cabeza:)

    Saludos!:)

    ResponderEliminar
  21. Amigarse con nuestros bichos feos nos hace lindos ...
    y por cierto, la fábula más disfrutable sobre Medusa que he conocido ¡Bravo!
    Saludos

    ResponderEliminar
  22. ¿No sería Mr. Hyde el que encandiló a Medusa? El sí la comprendía. Ja, ja........
    Jamás cortar nuestros lados oscuros, sino vivir con ellos y humanizarlos.

    ResponderEliminar
  23. Gracias por tu visita. Te dejo mi voto. ¡Suerte!

    ResponderEliminar
  24. Muy original el cuento para difundir tal moraleja. Enhorabuena!!

    Y Enhorabuena también por tu primer puesto en la categoría de cultura. No me extraña que lo consiguieras tras ver este blog.

    Muchas gracias por tus visitas. Me llevo tu enlace.

    Saludos

    ResponderEliminar
  25. Pobre Medusa, como para hacerse un moño veneciano...

    ResponderEliminar
  26. Un placer saludarte!!

    Te dejo un relajante y cálido abrazo para tu ser

    Beatriz

    ResponderEliminar
  27. ¡Guau! Eso sí que es tener un cabello rebelde. ¿Con qué le querían cortar el pelo, con tijeras de podar?
    Muy ocurrente.

    ResponderEliminar
  28. Que lindo! me encantó el recorrido, ese que es tan conocido!

    ResponderEliminar
  29. Rebosa talento, aqui tienes un admirador. ;)
    Un saludo El Bardo

    ResponderEliminar
  30. Bien por Medusa, y darse cuenta de los que realmente le quieren.

    por cierto, estas en los Bitacoras?, es por votarte también hay, lo mereces.

    Saludos

    ResponderEliminar
  31. Claaaaaaaaro, vieron las orejillas al lobo je,je,je.

    ResponderEliminar
  32. Uy, que entradita tan peculiar! Si mi pelo normal ya me pesa exageradamente no me quiero imaginar lo que sería cargar con esas compañeras!

    Pobre Medusa, me da penita

    ResponderEliminar
  33. Hizo bien Medusa al escuchar a quienes siempre estaban con ella y formaban parte de su ser.
    Muchas gracias por tu comentario en mi blog, la puesta de sol es para verla en persona, inolvidable.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  34. Alucinante...buena historia ...con moraleja jaja a veces es bueno amenazar y luego perdonar..

    Salud!

    ResponderEliminar
  35. interesante el relato, lo malo que las serpientes es el animal que mas asco y repulsion me da! args yo tengo eso en la cabeza y vamos que si las corto una a una por mucho cariño que den! jajajja

    ResponderEliminar
  36. gracias por visitar y comentar mi blog (unmacbook).

    Tu blog me ha encantado.

    Me pasaré por aquí de vez en cuando.

    ResponderEliminar
  37. Las adulaciones ablandan a cualquiera no???

    Cariños

    ResponderEliminar
  38. Las serpientes se dieron cuenta que mejor lugar que aquél no podian conseguir, se necesitan acuerdos para vivir en armonia :)

    Saludos!

    ResponderEliminar
  39. Y es que solo cuando estamos a punto de perder aquello que creemos que no queremos... nos damos cuenta de lo que vale...

    Que buenísima moraleja!
    Un saludo

    ResponderEliminar
  40. Si es que con una melena tan original y tan buena compañera...¿cómo se le ocurre?...ja,ja,ja...

    En serio muy guapo el relato! ;-P
    Arwen

    ResponderEliminar
  41. Que blog más chulo, acabo de ver que estás en el primer puesto, mucha suerte y gracias por pasar por mi blog!!!

    ResponderEliminar
  42. Hummmm ... me da que le empezaron a administrar la medicación.

    ResponderEliminar
  43. Al final se dio cuenta que su pesar podia ser su virtud.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  44. Siempre nos damos cuenta de lo que tenemos hasta que lo perdemos o estamos a punto de hacerlo. No sé por qué razón no somos capaces de encontrar esa felicidad que la mayoría de las veces se encuentra tan cerca...

    Saludos!

    ResponderEliminar
  45. Esquizofrénia, problema capilar ¿qué más da como se le llame? Me ha gustado mucho este post ;)
    Muuuuuuacks!

    ResponderEliminar
  46. Ingeniosisima entrada producto de tu melena, ! perdon ! de la de Medusa. Hay muchos calvos que llevan por entro las serpientes. Esos son peores, porque no tienen que ir al peluquero sino al cerebroquero.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  47. Lo primero que me gustaría hacer es agradecerte tu visita, y lo segundo es prometerte que volveré por aquí con tiempo, calma, y ganas de leerte profundamente.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  48. Me ha encatado la historia.
    Te votaría en los premiso 20 blog (aunque veo que ya vas muy bien encaminada) pero ya he gastado los dos votos de tu categoria :-(
    Saludos y gracias por tu coment.

    ResponderEliminar
  49. hola soy jana!
    madre mia que descubrimiento!! deprisa, enhorabuena eres como una galeria de arte, para observar y leer y estar tranquilo, me ha encantado visitarte aunque sea DEPRISA!!
    besos
    jana

    ResponderEliminar
  50. Me gustó.

    Me recordó a algo que escribí en el 2007

    http://sitiodemirecreo.wordpress.com/2007/04/25/la-peluqueria-de-los-problemas/

    Un saludo

    ResponderEliminar
  51. Comparto tu opinión, muchas veces cuando ni yo me soporto, voy a la peluquería, lastima que mis peluqueros no tienen miedo ni lastima de cortarme.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  52. Genial relato con doble moraleja y muy bueno el blog en general. Me gusta tu estilo, seguiré tus escritos :)

    ResponderEliminar
  53. Hay que empezar por uno mismo y antes de buscar o dar algo a los demás; hay que quererse, después aceptarse y después irradiar lo bueno que tenemos dentro.
    Salu2

    ResponderEliminar