13 de ago. de 2009

3:00 AM

Me desperté sobresaltado en mitad de la noche y entonces escuché varios disparos. Encendí la luz y me giré rápidamente. Ante mi sorpresa, mi propia sombra me apuntaba con una pistola al pecho y yo sentía que mi corazón se desbocaba.

—¿Por qué te has vuelto en mi contra? — su silueta asentía con la cabeza y me invitaba a tumbarme de nuevo. Obedecí, me metí entre las sábanas y me tapé completamente.

Escuché otros dos disparos y asomé tembloroso, mi sombra estaba sangrando en el suelo y justo enfrente una forma difusa se guardaba un arma.

—¿Y tú quien eres?
—Puedes llamarme soledad.

Después otra vez ruido de disparos y sólo oscuridad.


37 comentarios:

  1. He estado leyendo tus microrelatos y tengo que decir que: me gusta mucho tu estilo.

    Podrías hacer uno inspirado en The Wire ;)

    ResponderEliminar
  2. Este en concreto podía haber tenido muchos finales. Igual me gustó.

    ResponderEliminar
  3. No puedes fiarte ni de tu sombra...

    Me gusta mucho el detalle de quedarte tan solo que no te queda ni tu sombra, después tan solo que ni siquiera te acompaña la soledad.

    ResponderEliminar
  4. Sodedad es una dama extraña, agradecida si se busca cruel si no se ama.

    ResponderEliminar
  5. Parece que ambas se han visto influídas por violencia...

    ResponderEliminar
  6. La soledad a veces es un lujo, otras en cambio una condena, siempre en su justa medida, es buena.

    saludos

    ResponderEliminar
  7. Estoy de acuerdo con Aldoux. No deja de resultarme curiosa esa dualidad de la que se halla impregnada la soledad.

    Me ha gustado mucho tu manera de reflejarla en el relato.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Descubriendo tu espacio que la verdad esta muy bueno!!! hermosos textos, pasaré a leerte seguido ...abrazos!!!!!

    ResponderEliminar
  9. Vengo desde el blog de una amiga, atraída por la curiosidad. Me ha encantado tu blog.

    ResponderEliminar
  10. Deprisa te saludo, me pareció interesante tu blog, este finde con un poco más de tiempo te leo un poco más.
    La soledad suele ser mortal si uno no sabe convivir con ella.
    Gracias por visitarme.

    Besos.

    ResponderEliminar
  11. me gusta tu blog, sobre todo la idea que le has dado, un blog donde entrar a leer cosas rapidas y originales. sin duda, me lo guardo

    ResponderEliminar
  12. Eres bueno, bastante bueno :)

    Te añado a Blogroll, me gustaron los escritos de tu blog (y la película.. Aupa quinquis!)

    ResponderEliminar
  13. La soledad, la oscuridad... la sombra.

    ¡Buen texto!, un placer leerte.

    ResponderEliminar
  14. Hola. Si quieres ganar 50 € con tu blog con enlaces de texto y sin necesidad de clics, dímelo. Un cordial saludo. Javier

    ResponderEliminar
  15. Me gusta la ansiedad que transmite el microrrelato, una pesadilla en versión reducida.

    ResponderEliminar
  16. me gusta mucho como escribes.
    Gracias por el comentario,yo tambien creo que hay que buscar la alegria,pero en ocasiones no es nada facil.
    Un beso

    ResponderEliminar
  17. La soledad no buscada, a(sola). Te deja con tus ruinas en lo oscuro.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  18. Sin sombra...pues si q t has quedado solito!!!

    Saludos de la chica d vuelta.

    ResponderEliminar
  19. Qué miedo, disparos entre tu sombra y tu soledad...

    Es verdad que a veces la soledad puede llegar a ser una condena difícil de escapar.

    Un saludo indio

    ResponderEliminar
  20. Ante un buen microrrelato siempre digo lo mismo. Admiro la concisión, esa que a mí me falta.
    Besitos/azos.

    ResponderEliminar
  21. a mí me pasó algo parecido, pero luego era mi gato. Buen relato. Keep on writin´

    ResponderEliminar
  22. Va a ser verdad que somos solos, y también que somos nuestro peor enemigo, que no?

    Me gusta tu sincretismo.

    ResponderEliminar
  23. Debo confesarte que tu blog, es uno de los que me ha inspirado a crear "El Susurrador de medianoche". Por supuesto ni quiero, ni debo, ni puedo compararlo con tu trabajo, pero así, humildemente puedo expresar mis vivencias y mis tormentos.
    Aguardo con gran entusiasmo un nuevo episodio de mi admirado "niño-zombi".

    Un cordial saludo desde Galicia.

    ResponderEliminar
  24. Tu capacidad de sintesis de emociones en estos microrelatos, es impresionante. De todos ellos puedes sacar sentimientos. Alabo tu gran virtud para el relato.

    De verdad, ¿eres escritora profesional?

    Saludos.

    ResponderEliminar
  25. Corto, conciso y preciso
    Me gustó mucho el relato!

    Recibe mis saludos y
    agradecimiento!

    Adal

    ResponderEliminar
  26. Hay que aprender a vivir con ella al fin y al cabo siempre está ahi.

    ResponderEliminar
  27. me encantó!

    la oscuridad puede ser resultado de la soledad, sin embargo muchas situaciones están llenas de ella y cuando vivimos así obramos en contra de nosotros mismos

    saludos!

    ResponderEliminar
  28. dos y son uno...ambos estan perdidos...y lo increible , es que el dueño de sus partes aún está vivo!...veremos con cual es la que queda dando circulos...
    saludos!

    ResponderEliminar
  29. Hola Deprisa, me ha gustado mucho su relato, original, interesante e impredesible el final.

    ResponderEliminar
  30. Me confundí, no sé si es ficción ó realidad.

    Los fantasmas no existen,pero que los hay,los hay.

    Quizás al despertar se aclare lo ocurrido... ¿Soñaste?
    Me encantó

    ResponderEliminar
  31. Hola Deprisa:

    Me tomé el atrevimiento de inspirarme en tu relato para mi entrada de la fecha en mi blog.

    Es mi visión de la historia, espero que sea de tu agrado.

    Con afecto.

    Otoño

    ResponderEliminar