1 ago. 2009

En el andén la despedida

¿Qué duele más? ¿Despedirse? ¿O no tener la oportunidad de hacerlo?

Desde el andén una mujer agita un pañuelo blanco. En la ventanilla, él apoya la cabeza y ni siquiera la mira. Lo espera una amante allá donde va. Por fin se libra de la persona a la que considera una carga. Nunca la ha querido ni le ha dado cariño. ¿Para qué? Lo único que quería era que se siguiera acostando con él.

Pocos segundos después el tren descarrila. Sólo hay un fallecido. Nuestro hombre.

Los dioses a veces demuestran que también tienen sentido del humor.



Imagen de ~Chupacaiman.

Si te ha gustado vota este blog en la categoría de cultura.

22 comentarios:

  1. Hay quien me preguntó, ¿ya está? Y yo contesté en ocasiones el mundo tiene sentido.

    ResponderEliminar
  2. De primeras me pareció un poco simple, pero releyendolo me ha parecido de lo más retorcido..

    ResponderEliminar
  3. "Pocos segundos después el tren descarrila. Sólo hay un fallecido. Nuestro hombre."
    Yo añadiría un detallito: El tren le aplastó las pelotas.

    ResponderEliminar
  4. xDDDDD Sí, ese es el espíritu con otroas palabras xDDDD

    ResponderEliminar
  5. Bueno, hay quien se libró de una carga, la mujer y la amante XD

    Un besote,
    Mun

    ResponderEliminar
  6. que retorcido xDDD
    yo que me preparaba para leer algo romantiquisimo de la cruel despedida por no querer separarse nunca, jiji, y ya estaba preparando mi argumento de "pues yo preferiría una des..." jajja


    un besooooo!!
    y otro para el niño-zombi ^^

    ResponderEliminar
  7. Buenas! El final, más que retorcido, me parece diferente. Y el comentario sobre los dioses lo justifica :) La despedida suena a medio tragedia en algunos casos, pero si es por un tiempo breve de tiempo es muy positiva, ya que podemos llegar a valorar más a dicha/s persona/s.

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. Eso le pasa por jugar a dos bandas. El destino pone a cada uno en su sitio.
    Jodé, que historia más macabra, jaja

    ResponderEliminar
  10. Es la idea del microrelato.
    Está super lindo tu Blog.
    Eso pensé al entrar esta mañana...

    Besos

    ResponderEliminar
  11. yo voto por un asesinato encubierto por la mujer del pañuelo.

    Mientras está todo el mundo nervioso por el accidente, la señora se infiltra entre la multitud y asfixia con su pañuelo blanco reluciente.

    Moraleja: el algodón no engaña

    ResponderEliminar
  12. nunca dudes que los dioses tiene sentido del humor, crearon la cadena trófica.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  13. Jo que drástico no? Crees que eso hará que se sienta mejor la mujer del pañuelo?
    Besitos

    ResponderEliminar
  14. Menudo caprichoso que es el destino a veces.

    Desde luego ha despedidas que no duelen igual que las otras.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. Me ha encantado el blog!!! Muchas felicidades...

    Nos veremos a menudo por aquí y gracias por la visita

    Un saludo

    ResponderEliminar
  16. "Los dioses", has dicho, pero, ¿hay más que uno?.
    Le preguntaré a Benedicto

    ResponderEliminar
  17. Por cierto, muy bueno el comentario de Munlight Doll, jejeje.

    ResponderEliminar
  18. Hola me gusta mucho tu blog, son "tapas" literarias con una cañita de cerveza bien tirada. Me gusta especialmente la frase "mi corazón se debería llamar Kenny, porque muere en cada episodio". Sigue escribiendo deprisa deprisa!!

    www.freewebs.com/danigavilan

    un abrazo, gracias por postearme

    ResponderEliminar
  19. Un sentido del humor bastante negro el de los dioses, pero es al que nos tienen acostumbrados.

    ResponderEliminar
  20. Qué cruel... no sé si llorar o qué.

    Muy buenos textos. Cada vez que vengo me llevo "pájaros en la cabeza" que me rondan por horas... o casi todo el día.

    Un abrazote.

    ResponderEliminar