25 de ago. de 2009

La tragedia de Aquiles

Ayer

―Aquiles no alcanza tu altura ―proclamó Paris.
―Es un guerrero capaz, no debemos subestimarlo ―rebatió Héctor.

Al alba

Se giró y besó a su amante, un amor prohibido que sería su perdición.
―Huyamos ―dijo acariciándole.
―Sí, huyamos.
―No podemos.
―El deber... ―añadieron ambos con un suspiro.
―He de marchar.
Aquiles vio alejarse a Héctor. Una lágrima fatal se deslizó por su mejilla.

Ahora

Los dos héroes se enfrentan ante las murallas de Troya. Sólo uno vencerá, aquel que pierda el combate y no deba sobrevivir con el recuerdo...

Y mientras, en el Olimpo, Dioses y Moiras ríen.





Imagen de ~Ladyberii

Si te ha gustado vota este blog en la categoría de cultura.

41 comentarios:

  1. Nadie dijo que la historia sea como nos la han contado...

    ResponderEliminar
  2. ohh dios matastes la historia cmo la tenia en mi mente, jejejeje me he matado de risa, muy buena

    ResponderEliminar
  3. Las historias sobre amores prohibidos siempre tienen tirón ;D

    Un mega beso para este micro cuentista

    ResponderEliminar
  4. Quizás hubiese que reescribir muchos libros de Historia y volverlos del revés. XDDD

    ResponderEliminar
  5. Ambos se enfrentaron, pero en campos distintos: la cama y el campo de batalla. Muy buena revisión ;)
    Besos troyanos,
    Mun

    ResponderEliminar
  6. "Ay Aquiles, ¿cómo te voy a matar con esos ojos, bandido?"

    ResponderEliminar
  7. Nacieron en la época equivocada...

    dirty saludos¡¡¡

    ResponderEliminar
  8. A veces no basta con luchar contra la sociedad, hay que pelear también contra el destino que se empeña en jugar con nosotros y reírse a nuestra costa

    ResponderEliminar
  9. Claro, claro como los griegos tenan la cabeza en otros asuntos luego les metieron el caballo por el...

    jajajaja, Muy buen micro, puntos de vista distintos a la historia.

    ResponderEliminar
  10. Buen micro. Sobre todo el final: sólo vence el que no sobrevive con el recuerdo, sólo gana quien pierde. Además, la imagen de los dioses y las moiras riéndose de las acciones de los héroes es brutal. Eso sí que es la televisión divina.

    Volveré por aquí. Seguro.

    Saludos lelos!!!

    ResponderEliminar
  11. Uyuyuy pobrecitos destinados a lo fatal...y esos dioses siempre caprichosos!!!ende luegooooo

    Saludos de la chica.

    ResponderEliminar
  12. Buff, un final excelente igual que la idea. XD

    ResponderEliminar
  13. Muy bonito el cuento, sí señor. Pasaré más a menudo por aquí. Gracias por la visita.

    ResponderEliminar
  14. buen resumen, todo se puede resumir menos el listín telefónico.

    ResponderEliminar
  15. bonito modo de reescribir la historia! te agrego a mis hits tb, así no me despisto!

    ResponderEliminar
  16. Me gusta que me cuenten la historia con otro punto de vista.
    Gracias por haberlo hecho.
    Un abrazo.
    Nerim.

    ResponderEliminar
  17. Un micro que te obliga a una gran reflexión.
    A veces perdiendo se gana más que venciendo.

    Felicidades por el relato. Siempre me sorprendes.

    ResponderEliminar
  18. Hola! interesante tu blog, ¿de dónde eres? Saludos!

    ResponderEliminar
  19. Polvo eres y entre polvos te batirás. O algo así...
    Un saludo

    ResponderEliminar
  20. La censura no es un invento reciente, desde luego...

    ResponderEliminar
  21. Hola!!!!!!!!!

    Y pensar que nos hacían estudiar tanto, que yo tenia que aprender hasta de memoria, por algo que no era tan asi, gracias por compartir este artículo. Muy buena tu entrada de hoy……………te felicito por el concurso.
    Un besote y abrazo de oso.

    ResponderEliminar
  22. Eres o sois sorprendentes, también uno solo puede ser varias personas, en fin, el caso es que vuestro blog está de puta madre, ahí tenéis un nuevo voto, el mío, para el concurso de 20minutos, que vais a ganar de largo.

    Lo de revisar los puntos de vista de las historias clásicas me chifla, probablemente la versión remasterizada que más me guste es La casa de Asterión, de Borges. Y la que habéis escrito vosotros sobre Aquiles y Héctor es muy evocadora, da que pensar.

    Tema de cama aparte, hay perdedores que han pasado a la historia con letras mayúsculas, por encima de muchos ganadores, como el capitán Scott en la Antártida, o como los numantinos contra Escipión. Pero es que está claro que aunque perdieron no eran perdedores. Su leyenda la forjaron a base de tenacidad y fe, incluso hasta el mismo momento de su derrota, no dándose nunca por vencidos. Y es que la gloria, la de verdad, no la dan siempre las victorias, ni siquiera los dioses, la da el espíritu humano llevado hasta las últimas consecuencias, ese que te hace gritar "Aquí estoy y aquí seguiré, estos son mis principios, que son los vuestros, por eso no moriré nunca”.
    Uf, creo que se me ha ido la pinza un poco, la emoción…

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  23. Me has tocado la fibra sensible, Deprisa. Lo siento pero no me puedo creer que Héctor fuera infiel a Andrómaca, jajajajja
    Qué bueno dar un giro a las historias tradicionales, me ha parecido genial. Un beso.

    ResponderEliminar
  24. Me ha gustado, tu historia; es la cara humana de una historia de dioses y héroes.

    Gracias por pasarte por mi blog, un saludo.

    ResponderEliminar
  25. Hola! Pasaste tan "deprisa" por mi blog que no sé si eres hombre o mujer, jaja.

    Quién sabe la verdadera historia?
    Muy buen micro.
    BACI, STEKI.

    ResponderEliminar
  26. ostres ostres ostres

    quin bloc més bo, més ben fet i portat...

    doncs el guardo a la meva llista de blocs, que són pocs.

    gracies pels comentaris al meu.

    m'agrada la idea del microrrelat, dividit en tres parts. Et felicito. Com diu el primer comentari, ningú diu que les coses siguin tal i com ens diuen.

    apa, una abraçada!

    ResponderEliminar
  27. nadie....pero todo es según el punto de vista...
    where did u come from? jajaja

    ResponderEliminar
  28. Definitivamente, la historia es de quien la cuenta, y esta tiene la sorpresa y la malicia...estupendos ingredientes...


    saludos

    ResponderEliminar
  29. Nadie gana y en definitiva todos pierden cuando hay un enfrentamiento. Interesante visión de la historia. Toda la historia la escriben siempre los que ganan ¿qué opinarian los que perdieron?

    Salu2

    Vador

    ResponderEliminar
  30. Pues a mi me ha gustado más esta versión de la historia. Generalmente los libros nunca cuentan la verdad y la verdad siempre es más sorprendente de lo que parece. Un saludo de mis puercos que andan retozando en su lodazal.

    ResponderEliminar
  31. No siempre es tan sencillo hacer el amor y no la guerra. Así al final perdieron los dos, como en cualquier otro enfrentamiento bélico.

    ResponderEliminar
  32. uy ,me has cambiado la historia.Me has quitado la venda de los ojos.

    ResponderEliminar
  33. Aunque duele, el deber es el deber...
    Y sin mas dejando atras todo lo que amamos nos enfrentamos al duro camino de las soledad que tal vez algun dia se convierta en el reecuentro de lo que perdimos por el camino.

    ResponderEliminar
  34. Me ha encantado esa vision de la historia y narrada dd este modo ,en tres puntos de inflexion.
    Magnifico.

    ResponderEliminar
  35. Brillante! Me gusta este blog, sólo que no puedo votarte porque no me deja 20 minutos (me quedé afuera del concurso)

    ResponderEliminar
  36. Me gustan las vueltas de tuerca. Muy buen blog. Saludos

    ResponderEliminar
  37. Trágico, ciertamente. Y no resulta nada inverosímil esta relectura de la historia. Me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
  38. Pero si el amante de Aquiles era Patroclo, a quien mató el mismo Héctor y por eso, tras vengar su muerte, arrastró el cuerpo de Héctor alrededor de Troya durante días.
    Yo creo que eso ya es bastante culebrón.

    ResponderEliminar