22 jul. 2013

De Vuelta a Casa




De nuevo lunes, y como viene siendo habitual, es el día de los micros. Hoy nos visita Fayna Bethencourt Guerinet, que nos trae un micro duro y desgarrador, con el que da cuenta y buena muestra de posteriores escritos que a buen seguro tiene ya preparados y que espero siga escribiendo. Con vosotros, De Vuelta a Casa.

"Cemento bajo mis pies, aunque los tenga llenos de barro. Llevo rato caminando, pero no sé de dónde vengo. Recuerdo mi coche, pienso en Cristina, sentada junto a mí. Nos reímos y ella me besa.
Un gruñido sale de mi garganta al recordar aquella moto roja volando hacia nosotros como un insecto loco. Sé que me dirijo hacia mi casa porque reconozco los viejos sauces que llevan hasta ella. Ya estoy llegando, lo sé. ¡Un accidente! ¡Tuvimos un accidente! Pero... ¿dónde está Cristina? Miro a mi alrededor esperando encontrarla, tirada junto a nuestro coche, como la última vez que la vi.
Mi casa ya aparece ante mí, blanca y enorme, y comienzo a gritar mientras intento acelerar el paso. Debo de estar herido porque me cuesta andar, aunque la verdad es que no me duele nada. Grito de nuevo y mamá sale de casa. Ahí está, de pie en el porche. Pobre mamá, parece estar llorando Debe de haberle asustado mi aspecto.

—¡Mamá! ¡Llama a una ambulancia, a la policía! Hemos tenido un accidente y creo que Cristina sigue allí! —Mi voz no suena como debería, mis cuerdas vocales, como mi cuerpo, tampoco responden bien; creo que en vez de hablar, solo puede soltar sonidos ininteligibles.
Mamá se tapa la cara con las manos y llora desconsolada. Pero enseguida extiende sus brazos hacia mí, esperando que llegue hasta ella para abrazarme.

—¡Pobre hijo mío! Ven con tu mamá, ahora todo irá bien —dice con una sonrisa mojada de lágrimas. Ahora es papá quien sale por la puerta y se acerca a mamá. Desde donde estoy, no puedo escuchar lo que le dice, pero veo cómo la empuja, metiéndola en casa.

—¡Papá! —suplico gritar, pero sólo sale un extraño aullido de mi boca reseca. Ya estoy llegando... Y entonces veo el rifle. Papá lo levanta y me apunta, y mi madre intenta quitárselo, pero él la aparta de un manotazo.

—¡Ese no es tu hijo, mujer! Si dejas que se acerque más, acabará devorándote, como su novia hizo con sus padres, cuando la dejaron entrar el otro día! — Papá me apunta directamente a la cabeza, pero yo tan solo puedo pensar en llegar hasta mi madre.

¡Mamá, te quiero! Abrázame, por favor. Estoy tan cansado...Y tengo miedo. Y tú, mamá, hueles tan bien… desde aquí puedo oler tu carne. Tu olor es dulce como el vino caliente con canela, y yo, no quiero hacerte daño, te lo juro. Tan sólo déjame abrazarte, besarte y lamer tu dulce piel.
¡Tengo hambre, mamá! ¡Tanta hambre que no puedo pensar y tu olor me está volviendo loco!

—¡Aparta,  hijo de puta! ¡Tú no eres Alex! ¡No eres nuestro hijo! ¡Alex murió en aquel accidente! Tan sólo eres un monstruo putrefacto...

La brisa me vuelve a traer el olor de mi madre y grito de hambre, antes de ver cómo mi padre se coloca frente a mí y me encañona. Me da una fuerte patada en el pecho y cuando me tiene tirado en suelo, me escupe antes de disparar"





Fayna Bethencourt, nació en Las Palmas en 1978, pero en la actualidad reside en Barcelona junto a su marido y sus dos hijos. Cuando era pequeña, Fayna inventaba historias que después contaba a sus compañeros de clase y familiares. Con los años dejó de escribir cuentos, pero nunca dejó de leer. En el año 2001, saltó a los medios de comunicación, gracias a su paso por el concurso Gran Hermano, convirtiéndose en tertuliana y colaboradora habitual de diversos programas de televisión.
 
Hace ya tiempo que volvió a retomar "la pluma y el papel” y suele bromear diciendo que piensa escribir un libro titulado: "Los ex concursantes de Gran Hermano también sabemos leer".

Mientras tanto sigue escribiendo sus cuentos e historias, y espera con ilusión la próxima publicación de una antología con varios autores, en la que ella también participa.


21 comentarios:

  1. Tremendo!!! Llamativo y con una extraña dulzura infernal que te pasa del sentimiento paternal (en mi caso) al miedo a lo desconocido... Me ha encantado!!!

    ResponderEliminar
  2. Duro y muy bien llevado. Buen ritmo y creando tensión. Me ha gustado... :-D

    ResponderEliminar
  3. Pone los pelos de punta! Un auténtico thriller literario! Desarrolla un sentimiento con mucha imaginacion.
    Enhorabuena y prometo escribir el mioy!

    ResponderEliminar
  4. Ole mi niña. Un gran relato que pone los pelos de punta. Enhorauenaaaaaaa!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi Macuuuu!Que te quiero!Gracias por todo! Por ser tú!

      Eliminar
  5. Me ha gustado mucho Fayna, que grande eres. Bravo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juanma!Gracias!Tú sí que eres un máquina!

      Eliminar
  6. Ha sido muy agradable leerte. Ahora tengo ganas de leer mças de ti. Sobre el micro, una historia cruda y absorvente, con un giro espectacular. Sobre todo me quedo con ese amor de madre, sea lo que sea su hijo. Me ha encantado.

    ResponderEliminar
  7. Brutal Fayna! me ha encantado! besotes, Paqui

    ResponderEliminar
  8. Inquietante ,intrigante dan ganas de más..sigue sigue escribiendo!!!

    ResponderEliminar
  9. Me ha encantado! Corto, pero potente y con mucha emoción. Me gustó mucho que la trama no es predecible.
    Perdon mi español, intento mejorar cada día. :)

    ResponderEliminar